martes, 13 de noviembre de 2007

Dientes blancos como la nieve

BLANCOS COMO LA NIEVE
"La gente se está preocupando cada vez más de la apariencia estética de sus dientes, esto tiene mucho que ver con el ser aceptados socialmente, por sus pares en el trabajo o en cualquier lugar, por este motivo las personas se exigen tener los dientes blancos". Con estas palabras, el Odontólogo Fernando Oviedo pone en evidencia una tendencia que en los últimos años ha ido en aumento en nuestro país: las consultas para efectuarse un tratamiento de limpieza dental cosmética.
Entre las causas más comunes de las manchas en nuestra dentadura, se encuentran los traumatismos no tratados efectivamente, por ejemplo, golpes durante la niñez que con el tiempo provocan la paulatina muerte o necrosis de la pieza afectada, que se torna de un color gris verduzco. La falta de higiene bucal es otra de las manifestaciones que afectan negativamente la coloración de nuestros dientes. "Eso tiene solución cambiando los hábitos del paciente y realizando una buena limpieza en la clínica", señala Oviedo

El facultativo de Integradenta manifiesta que tan o más importante que lo anterior es la ingesta de "bebidas de color", como el café o las bebidas cola, y el consumo excesivo de limón, "que como es tan ácido desmineraliza la superficie dental", enfatiza. Ahora, la toma de algunos medicamentos en edad en que los dientes están en formación, antes que estos salgan, puede generar una hipoplasia o mala formación del esmalte, como pasa con la tetraciclinica, que torna las piezas de un tono gris general, "esto es bastante difícil de blanquear".
Al hablar de un factor genético podemos señalar el grosor del diente. Los más blancos son los que poseen una capa de esmalte más gruesa, ahora, si tenemos un diente grande con mucha maza de dentina (tejido anterior que esta por debajo del esmalte) y poco esmalte, ese diente será de color amarillento.

Las técnicas más utilizadas en tratamientos de blanqueamiento dental, son las que utilizan geles que entran en contacto directo con el diente. El más ocupado por los facultativos es el peróxido de carbamida. Este compuesto se aplica por periodos de tres a cuatro horas diarias, en la casa u oficina del paciente, el cual se coloca unas "cubetillas" en su dentadura con la sustancia, que al cabo de una semana de aplicación, ya entrega resultados. Uno de los efectos secundarios que puede provocar el peróxido de carbamida, según dijo Fernando Oviedo, es lo que se denomina, "sensibilidad dentaria", provocada por una hiperemia en la pulpa que se inflama provocando dolor, esto puede suceder en las personas que poseen un esmalte muy delgado.
Para blanquear nuestros dientes también se emplea otra sustancia, el peróxido de hidrógeno. Esta es una técnica un poco más "agresiva" que la anterior, ya que aplica calor para estimular la superficie del diente. En este tipo de procedimientos se debe aislar la pieza trabajada con una resina especial que se polimeriza (endurece), evitando así el contacto del peroxido de hidrógeno con la encía y de paso con esto, una quemadura química.

Respecto del uso del láser, Oviedo es muy cuidadoso a la hora de hablar de este método. "Aún no estoy muy convencido de su efectividad y de los problemas que podría traer a futuro. En endodoncia el láser se empezó a utilizar en tratamientos de conductos como método esterilizador, pero resulta que años después de realizados aquellos tratamientos, los dientes comenzaron a partirse desde la raíz, fue un fracaso rotundo. Hay que tener mucho cuidado con la aplicación del láser y esas recetas que prometen blanqueamiento en cinco minutos, mejor demorarse un poco más e ir a la segura".
Finalmente, el cirujano dental declara que la edad recomendable para hacerse un tratamiento de este tipo, con peróxido de carbamida, es a contar de los 13 años en adelante, no antes, además enfatiza que entre quienes no pueden hacerse un blanqueamiento dental, se encuentran las mujeres embarazadas y los niños, por un posible riesgo de tragar alguna de estas sustancias, "riesgo que es preferible no correr", culmina.

Design konnio.com